Saltar al contenido

Cafeteras de filtro / goteo

Las Cafeteras de Filtro mas Económicas – Mr Coffee


Las Mejores Cafeteras de Filtro Black and Decker


Las cafeteras de goteo o de filtro son muy sencillas de manejar. Son ideales para preparar una deliciosa taza de café light o americano y tener siempre el café listo en cualquier momento.  

Las máquinas de café de filtro funcionan de arriba a abajo. El agua se vierte en un tanque de agua en la parte superior y se calienta con un dispositivo de calefacción incorporado. El agua caliente gotea a través de un filtro lleno de café molido; Por último, el café sale del filtro hacia una olla en la parte inferior. La mayoría de las máquinas tienen una placa de calefacción en la parte inferior para mantener el café caliente.

¿Cómo funciona una cafetera de filtro o goteo?

Componentes de una cafetera de goteo

Una cafetera de goteo puede presentar distintos aspectos, diseños y configuraciones, pero necesita obligatoriamente tener 3 componentes para poder funcionar como tal:

  1. Depósito de agua: los depósitos de agua de las cafeteras de goteo suelen ser de gran tamaño ya que se suele usar todo el agua en cada preparación. En las cafeteras express o de cápsulas, un depósito lleno puede durarnos varias preparaciones, ya que solo se elabora una taza cada vez. El agua que tengamos en el depósito se calienta para después ir pasando a través del café que está en el filtro.
  2. Filtro de café: El filtro de café es el elemento que da nombre a este tipo de cafeteras. En él se deposita el café molido (no demasiado molido), a través del cual el agua irá pasando lentamente para salir, ya convertida en café, por el extremo inferior del mismo.
  3. Jarra térmica: Por efecto de la gravedad, el café que sale del filtro va goteando y cayendo lentamente en una jarra dispuesta en la parte inferior de la cafetera. Esta jarra ha de tener gran tamaño (normalmente el mismo que tenga el depósito del agua) y puede ser de cristal o de acero. Este último material conserva mejor la temperatura del café almacenado allí.

¿Cómo se usa una cafetera de goteo?

Las cafeteras de filtro o de goteo son muy fáciles de manejar, ya que la mayoría no suelen tener opciones ni configuraciones extrañas. El primer paso, una vez que nos hemos asegurado de que están montados y encajados todos los componentes, es añadir agua al depósito. Posteriormente tenemos que colocar el filtro en el compartimento destinado para ello (suelen usarse filtros de papel) y añadir el café molido dentro del filtro en la cantidad que queramos o que nos especifique el fabricante. Se recomienda una cantidad de 40 gramos por litro… pero esto es muy genérico y depende mucho de cada máquina, de cada café… y de cada paladar.

Una vez tengamos listos el agua, el filtro y el café, cerramos la tapa del filtro y ponemos la cafetera en marcha. Ya solo queda esperar a que el agua se caliente -tarda más que otras cafeteras, ya que se emplea una cantidad de agua equivalente a varias tazas de café- y posteriormente a que el café vaya cayendo gota a gota en la jarra térmica.

Tipos de filtro para las cafeteras de goteo

Ya hemos dicho que un componente fundamental en las cafeteras de goteo es el filtro que usan. Existen filtros de distintos tipos, o mejor dicho, de distintos materiales (de papel, de tela, de plástico o de metal), y no todos producen los mismos resultados en el café, de modo que es importante que los conozcas todos.

Si tu cafetera usa filtros de papel o de tela (que suelen ser los de toda la vida), el café queda mucho más filtrado, sin pozos ni sedimentos. Es, por tanto, un café mucho más ligero. Por el contrario, si usamos un filtro de metal (que es reutilizable) veremos que sus agujeros son algo más gruesos y por tanto dejan pasar mayor cantidad  de sedimentos al café final. Por tanto, el resultado es un café con un poco más de cuerpo.

Ventajas y desventajas de las cafeteras de goteo

Quizá la mayor ventaja de las cafeteras de goteo es que pueden preparar una gran cantidad de café con una sola elaboración (hasta 10-12 tazas como máximo), mientras que las cafeteras espresso solamente preparan tazas individuales. Por este motivo, las cafeteras de goteo son mucho más prácticas si tenemos que preparar mucho café, si somos muchos bebedores en casa, o si vamos a recibir visitas a la hora del café. También son cómodas y limpias.